Empresas apoyan la mejora del MEDIO AMBIENTE con Elecylinder de IAI

El compromiso necesario de las empresas y administraciones públicas con el medio ambiente

Si bien es cierto, cada día que pasa el cúmulo de residuos producidos en nuestro día a día va en aumento, aún todavía estamos a tiempo para reducir el impacto o incluso para ayudar a frenar la curva de de la huella de carbono en pro de nuestro planeta. Por ello, en el día de la educación ambiental, conviene recordar que además del respeto por la naturaleza se puede contribuir de forma activa y con pequeños gestos en la industria, o al menos, a no degradar más nuestro entorno.

Todos conocemos la metáfora de que un grifo que gotea vacía un pantano o incluso la frase de que la energía más limpia es la no consumida. Sin embargo, en muchas ocasiones lo olvidamos y en consecuencia, derrochamos a menudo recursos que a priori no parecen tener importancia individualmente. Pero, si las consideramos en conjunto, la suma se multiplica llegando a causar problemas irrevocables en el medio ambiente produciéndose inevitablemente el ya conocido calentamiento global de la tierra que tanto oímos hablar en los medios.

 

Y es que en el caso de la industria el asunto no es que mejore, ya que al fin y al cabo seguimos siendo las mismas personas las que manejan la industria, exactamente con las mismas malas y buenas costumbres. Así pues, no nos queda otra que empezar a tomar conciencia sobre nuestras propias acciones y decisiones, tanto individuales como grupales, y comprometernos hacia un uso más sostenible de nuestros recursos. Porque no hay que olvidar que al fin y al cabo todos formamos parte de este planeta y que lo que hagamos hoy, será la construcción del mañana.

 

La gran cantidad de emisiones de CO₂ son producidas por un consumo desmesurado de nuestros recursos:

 

  • Consumo de la electricidad
  • Consumo del agua
  • Consumo del papel

¿Cómo podemos reducir en la industria la huella de carbono?

Aunque los medios informativos nos bombardean sobre el impacto de los vehículos en la emisión de gases perjudiciales para nuestra atmósfera, lo cierto es que solo son una parte pequeña del problema y además muy centrado en las grandes urbes. En cambio, poco se habla del tejido industrial que es un consumidor de energía que no descansa. Las industrias por motivos económicos hace tiempo emprendieron el camino de la búsqueda de la eficiencia energética, pero todavía queda mucho trabajo por hacer, ya que aún se utilizan tecnologías y procedimientos desfasados respecto a su eficiencia energética, que ya tienen un reemplazo amortizable tanto económicamente como para el medio ambiente. Las nuevas tecnologías nos permiten producir más, en menos tiempo y con menor impacto ambiental.

 

Si de verdad queremos llegar a tiempo y revertir el cambio climático, comencemos a abordar el problema con soluciones urgentes y reales de raíz. Es nuestro compromiso reducir las emisiones y la huella de carbono a través de la reducción del consumo energético en la industria aplicando las tecnologías de alta eficiencia disponibles, ya que de esta forma podremos frenar el cambio climático y dar tiempo al desarrollo de nuevas tecnologías de generación y almacenamiento de energía que respetuosas con la naturaleza reemplacen a las actuales.

¿Cómo se calcula la huella de carbono de una empresa?

Muy sencillo, multiplicando el dato de consumo de energía por su correspondiente factor de emisión.

 

El calentamiento global está causado por la actividad humana

Un ejemplo claro de ello lo tenemos con el extendido empleo de la neumática. Es una tecnología con muchos años a su espalda, y que en su momento hizo grandes aportaciones, sin embargo, a día de hoy, no se puede tildar de ser la más respetuosa con el medio ambiente debido a su baja eficiencia. Para que lo entendamos en otras palabras, partiendo que de que la neumática tiene un 10% de fugas en el aire comprimido, si esto está considerado como bueno a día de hoy, eso significa que aceptamos tener un grifo abierto vaciando pantanos.

Además, siguiendo con la neumática, su empleo para producir movimiento es muy común, pero su eficiencia se estima en 1/6 respecto al mismo movimiento generado directamente de forma eléctrica. Por ejemplo, un cilindro neumático de 32 con carrera 300 mm que se mueva cada 30”, en un año consume 216 kWh, de los cuales 182.6 kWh se podrían evitar sustituyéndolo por un cilindro eléctrico, lo cual supondría dejar de lanzar a la atmosfera unos 91 Kg de C02. Eso sin considerar que ese 10% de pérdidas por estar parado se reduce a 0.

En la actualidad en la industria tenemos cientos de miles de cilindros neumáticos ineficientes contaminando innecesariamente nuestro entorno, hablamos de miles de toneladas de C02 evitables que encima redundarían en beneficio para la industria y sin considerar además que la vida estimada de un cilindro eléctrico es de 10 años o más, lo cual repercute en la reducción de la generación de residuos que impacta de manera muy positiva en nuestro medio ambiente.

Tecnologías que son responsables con el medio ambiente

Diseñado con el propósito de reemplazar directamente los cilindros neumáticos, los ELECYLINDER de IAI, son la solución ideal para aumentar la productividad y reducir las paradas momentáneas en la línea de producción. Además, sin necesidad de modificar los sistemas eléctricos ni los programas de autómata, puedes ¡enchufar y listo!

Sin complicados controles, ya que llevan todo integrado. Asimismo, puedes aprovechar los cables existentes del neumático, sin necesidad de un armario de control externo.


¿Te gustaría conocer los Elecylinders de IAI? Robots Elecylinders de IAI

Si esto fuera poco, el ELECYLINDER permite configurar individualmente los valores AVD (Aceleración, Velocidad y Deceleración) y establecer los puntos de inicio y fin en cualquier posición con gran precisión ahorrando el consumo energético en todo momento. Su familia de actuadores está compuesto por eléctricos lineales, cilindros eléctricos y robots mono-eje, lo que posibilita una gran gama según tu necesidad.

¿Aún consideras que puedes ser parte de la vieja generación o de la nueva que reconstruye el planeta?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.